El estrés oxidativo supone un riesgo para el ADN.
Fuente de suministro: Están disponibles en farmacias o a través de la empresa Pharmatrans | Hotline para pedidos: 00800-8010 8050 o: +31-43-7999 070

Los inconvenientes del metabolismo

Segundo enemigo: el estrés oxidativo

Segundo enemigo: el estrés oxidativo (agresivas moléculas de oxígeno atacan a las células). Los denominados radicales libres son un producto residual de la transformación de los alimentos en energía. Nosotros quemamos el azúcar, los carbohidratos y las grasas con la participación del oxigeno como gas extremamente reactivo (forma la quinta parte del aire que respiramos). Durante el proceso ocurren siempre nuevos incidentes. Algunas moléculas de gas se sueltan y atacan componentes de la célula en la que actúan en ese momento. Nuestro cuerpo consta de 100.000.000.000.000 minicentrales energéticas encargadas de generar portadores químicos de energía y cada uno pierde en cada segundo el control sobre diez mil agresores de este tipo. Actúan como una especie de corrosión en el tejido. Los mecanismos de protección de la célula mantienen a estas moléculas oxidantes bajo control hasta una determinada medida.

Ambos daños, el estrés inflamatorio y el estrés oxidativo, actúan completamente desapercibidos durante decenios sin mostrar síntomas alarmantes.

Pero nuestro estilo de vida moderno contribuye a agravar la situación como nunca hasta ahora. La lucha contra nuestra salud está ya decidida desde hace mucho. La contaminación ambiental del aire, del suelo y del agua, la radiación electrónica (también generada por computadoras, ordenadores portátiles y pantallas de televisión), el humo del tabaco y los pesticidas fomentan en una medida especialmente alta tanto la agresividad como el número de radicales libres. Adicionalmente, los metales pesados acumulados en el cuerpo, incluso las consecuencias del estrés, multiplican el efecto destructivo de los radicales de oxigeno a unas magnitudes que no pueden desactivarse con medios normales.

To top Al principio