Cápsula «Complejo de vino tinto» de ResverAge®
Fuente de suministro: Están disponibles en farmacias o a través de la empresa Pharmatrans | Hotline para pedidos: 00800-8010 8050 o: +31-43-7999 070

Complejo de vino tinto

La fuerza concentrada del vino tinto

Resveratrol

La fuerza concentrada del vino tinto

Entre las denominadas «nuevas fitaminas» se destaca una superestrella: el resveratrol. Es la principal sustancia activa de la medicina del vino tinto. Su efecto anti-inflamatorio es insuperable (inhibidor natural al cien por cien de Cox‑2, una enzima clave extremamente nociva). ¡Además, tiene un efecto antioxidativo setenta veces superior a la vitamina C! Y por si ello fuera poco, en numerosos ensayos con animales ha demostrado repetidamente tener la peculiaridad de ser la única sustancia que ha demostrado hasta ahora prolongar la vida, evidentemente con una restricción aparente de calorías. Esta sustancia causó sensación mundial por primera vez con la investigación de la denominada «paradoja francesa». Hay menos infartos cardiacos a pesar de fumar y de una alimentación rica en grasas si se consume simultáneamente vino tinto.

Uvas

El polifenol resveratrol es un antioxidante natural de alto efecto. Actúa directamente en las centrales energéticas de las células, neutraliza los radicales libres y estimula el sistema de protección contra la oxidación propio del cuerpo.

El resveratrol tiene en general efectos anti-inflamatorios, antioxidantes y de protección de la célula en todo el cuerpo humano. Evita la oxidación del colesterol LDL en los vasos sanguíneos impidiendo así la peligrosa sedimentación en las paredes de los vasos. Ello aporta especialmente ventajas al corazón, al hígado y al cerebro ya que este polifenol puede pasar la barrera hematoencefálica. Este mecanismo está investigado por completo.

El resveratrol tiene un efecto antioxidativo setenta veces superior a la vitamina C y es la única sustancia que ha demostrado hasta ahora prolongar la vida.

Resveratrol frena el proceso de envejecimiento de las células.

Trabajos más recientes hacen suponer que también protege contra la demencia de Alzheimer. Hace poco ha demostrado de forma impresionante su efecto positivo mejorando el flujo sanguíneo en las arterias de los brazos de personas obesas con una hipertensión arterial dramática. Desde entonces siguen haciéndose estudios científicos que aportan más conocimientos de gran interés casi diariamente: este polifenol mejora la irrigación cerebral, actúa en el miocardio poniendo en marcha un mecanismo de defensa contra ataques y activa la apoptosis (muerte celular) en el tejido del tumor. La sustancia activa vegetal resveratrol actúa en la sangre humana sobre la actividad de las plaquetas con un efecto inhibidor similar a la aspirina pudiendo prevenir así la formación de coágulos de sangre.

El polifenol resveratrol es un antioxidante natural muy efectivo.

El resveratrol tiene también otra propiedad singular que goza de gran consideración en la medicina antiedad: frena el proceso de envejecimiento de las células. Porque este polifenol activa un gen especial para la longevidad y hasta ahora es la única sustancia que de modo demostrable prolonga la vida en diferentes organismos. Finge una reducción de la cantidad de calorias (restricción calórica o RC) por lo que está reconocido como mimético de RC.

La reducción de la energía nutritiva con una alimentación integral es uno de los principios terapéuticos más conocidos y mejor demostrados para prolongar la vida. La limitación de calorías desata en la célula una mayor actividad de reparación de ADN. Con ello se prolonga el ciclo vital de cada célula individual simultáneamente a la de todo el organismo. Sólo desde 1989 se han editado más de tres mil publicaciones cuyos temas principales son los diferentes ámbitos de acción de esta espectacular sustancia vegetal.

Sólo desde 1989 se han editado más de 3000 publicaciones cuyos temas principales son los diferentes ámbitos de acción de esta espectacular sustancia vegetal.

Todas estas propieades convierten al resveratrol en la sustancia antiedad por antonomasia.

Quercetina

Este flavonoide anti-inflamatorio y antioxidante protege los vasos sanguíneos, también en el ojo, por ejemplo, e inhibe el surgimiento de cáncer.

Té verde (catechinas)

Catechinas

Son las principales sustancias activas del té verde que protegen ante todo los vasos sanguíneos del corazón y del cerebro. Combaten virus y bacterias y evitan la absorción de tóxicos grasos del entorno. ¡Son una protección efectiva contra el cáncer!

Semillas de uva

OPC

Proveniente de las pepitas de uva, es también un neutralizador de radicales aproximadamente veinte veces más potente que la vitamina C y cincuenta veces más potente que la vitamina E. OPC puede pasar la barrera hematoencefálica protectora y parece que incluso protege el tejido cerebral. Por ello se considera a este flavonoide como una sustancia anti-Alzheimer.

To top Al principio

 
Siga leyendo: Omega 3