Ludwig Feuerbach
Fuente de suministro: Están disponibles en farmacias o a través de la empresa Pharmatrans | Hotline para pedidos: 00800-8010 8050 o: +31-43-7999 070

«El hombre es lo que come»

(Ludwig Feuerbach, 1804–1872)

Entretanto ya se conocen bien los factores más importantes del envejecimiento. Conducen a las preguntas decisivas: ¿Qué sustancias vegetales hay que combinar de forma que rejuvenezcan en un cierto sentido a la gente para acercar al ser humano de forma natural a la realización de su sueño de juventud eterna? ¿Qué es lo óptimamente correcto y en qué momento?

Tomar una tableta multivitamínica sin pensárselo ya no es suficiente, ni mucho menos.

Este compendio da la respuesta. Da el disparo de salida para alejar a las tres mayores enfermedades relacionadas con la edad.

El revolucionario gastrosófico alemán Ludwig Feuerbach no tenía ni idea de todo esto en 1846. Pero merece nuestro elogio con la tesis de tertulia más famosa de la historia de la alimentación: «El hombre es lo que come». Él creía que
«la boca abierta es la entrada al interior de la naturaleza».

Su alegría hubiera sido inmensa si hubiera dispuesto de nuestros conocimientos actuales sobre los polifenoles, sobre las estrategias naturales contra el estrés inflamatorio (inflamación silente, procesos inflamatorios crónicos subliminales) y contra el estrés oxidativo (por radicales de oxígeno agresivos). La medicina antiedad ha iniciado su marcha triunfal siglo y medio después, demasiado tarde para él, pero para nosotros aún justo a tiempo.

To top Al principio